Login
¿Cuál es el tamaño ideal para una casa?

¿Cuál es el tamaño ideal para una casa?

1- El tamaño del salón – comedor con 2 ambientes:

Los dos ambientes típicos de un salón son la zona de comedor, muchas veces reservada para ocasiones especiales, y la zona social o de sofás, donde se suele ubicar también el televisor. Para la zona de comedor es determinante el tamaño de la mesa, que a su vez depende del número máximo de comensales, para una familia de 4 miembros consideraremos un máximo de 10 comensales, con lo que necesitaríamos una mesa de al menos 2,60 x 0,90 m (probablemente se trate de una mesa extensible pero debemos considerar su tamaño máximo). Teniendo en cuenta las circulaciones alrededor de la mesa, el comedor podría tener una superficie de 15 m2.

Dimensiones de un gran comedor. “Arte de proyectar arquitectura” de Neufert

En cuanto a la zona social, como habréis imaginado el tamaño del sofá sería el principal condicionante, así como la distancia recomendada a la televisión. Para el caso que analizamos sería suficiente un espacio de 3,5 x 4 m, es decir, 14 m2.

Hay que tener en cuenta que el espacio no debe quedar ajustado, al tratarse de una zona común, debemos tener en cuenta el movimiento de miembros de la familia y de posibles invitados, por lo que añadiremos un extra de 3 m2.

Así, el espacio aproximado que necesitamos para el salón – comedor será de 32 m2 útiles.

2- El tamaño de la cocina con espacio para comer y despensa:

La cocina es una de las estancias de mayor protagonismo en la vivienda y también uno de los espacios con mayor repercusión en el presupuesto. Casi todo el mundo quiere cocinas con espacio suficiente como para colocar una encimera de isla o península y una zona donde poder comer a diario. Además, siempre viene bien una zona dedicada al almacenaje de alimentos o despensa.

Una cocina equipada con isla y con espacio suficiente para una mesa de 4 personas necesita al menos 16 m2. A esto hay que añadir la despensa, que supone aproximadamente 1,5 m2 más. Así que en total podríamos considerar que necesitaremos 17,5 m2 de cocina para poder tener una cocina con isla, espacio para comer y despensa.

Si queréis tener un mayor detalle de las medidas recomendables para una cocina, podéis visitar este otro post:

CÓMO DISEÑAR CORRECTAMENTE UNA COCINA

3- El espacio necesario para un lavadero – tendedero independiente:

Es cierto que la zona de lavado a veces se integra en la cocina, pero generalmente nuestros clientes prefieren tener un espacio independiente para el lavado, planchado y algo de almacenaje, totalmente independiente de la cocina. Para que este espacio se pueda aprovechar bien, tendremos que darle un tamaño de al menos 1,80 m x 3 m, es decir, aproximadamente 5,5 m2 de superficie. Este tamaño será suficiente para alojar la lavadora, la secadora (si es el caso), espacio para el planchado, un pequeño fregadero y también algo de almacenaje para ropa y productos/utensilios de limpieza.

4- El tamaño necesario para el dormitorio principal, con baño en suite y vestidor:

El dormitorio principal es otra de las estancias a las que se suele dar un trato especial a la hora de diseñar una vivienda. Uno de los elementos más importantes para determinar el espacio necesario es el tamaño del ancho de la cama, que normalmente va desde 1,50 m (tamaño total de 1,50 x 2 m) hasta los 2 m de ancho (tamaño total de 2 x 2 m). Alrededor de la cama hay que poder circular con comodidad y se puede prever además una pequeña zona de trabajo o incluso un rincón de lectura. Considerando una cama intermedia, de 1,80 x 2,00 m, todos estos requisitos suponen una superficie aproximada de 12 m2 dedicados exclusivamente a zona de dormitorio.

El vestidor puede consistir en un espacio a continuación del dormitorio con armarios enfrentados. Dado que estamos considerando un espacio específico de vestidor, supondremos que la cantidad de almacenamiento necesaria es grande, con lo que dos armarios enfrentados de 2 m de longitud cada uno serían una buena opción. Teniendo en cuenta el espacio necesario entre armarios para poder acceder a los mismos cómodamente, debemos considerar unos 6 m2 para el vestidor.

En cuanto al baño principal, consideraremos el equipamiento de un baño estándar (ducha, lavabo e inodoro) solo que con unas proporciones algo mayores en la ducha (para que quepan dos personas) y mueble de lavabo con 2 senos. Una ducha de 1,50 x 0,90 m, un lavabo de 1,30 m de largo y 0,5 m de fondo y una cabina independiente para el inodoro, necesitan una superficie aproximada de 5 m2.

Así, considerando un pequeño incremento de superficie para conectar los 3 componentes, la habitación principal con cama de 1,80 x 2 m, vestidor y baño en suite debería tener una superficie total aproximada de 25 m2.

5- La superficie necesaria para los dormitorios individuales:Tamaño mínimo de un dormitorio. “Arte de proyectar arquitectura” de Neufert

Para los dormitorios individuales, al igual que en el dormitorio principal, el tamaño de la cama es un factor determinante. Las camas individuales generalmente tienen un tamaño de 2 x 0,9 m, pero en ocasiones es conveniente planificar el tamaño de la habitación para una cama nido (que ocupa el doble que una individual estándar: 2 x 1,80 m) o para una cama doble de al menos 1,35 x 2 m. También hay que prever una zona de estudio (con una mesa de al menos 1 x 0,6 m) y el espacio necesario para un armario empotrado de por lo menos 1,50 m de largo y 0,65 m de fondo.

Teniendo en cuenta todos estos factores, el tamaño de los dormitorios individuales se debería situar entre los 9 m2 y los 11 m2. Consideraremos 11 m2 por cada dormitorio individual para ir a favor de la amplitud, ya que estamos analizando el tamaño ideal de una vivienda.

6- El tamaño necesario para la habitación multiuso:

Está habitación sería similar a un dormitorio individual pero con un tamaño inferior ya que se considera una estancia complementaria al resto. Como decíamos al principio, su uso podría ser el de habitación de invitados, por lo que deberíamos considerar espacio para una cama doble o sofá cama, despacho, sala de estar o sala de juegos.

Con una superficie de 9 m2 debería ser suficiente para acoger cualquiera de estos usos sin problema.

7- La superficie necesaria para un baño completo y para un aseo:

El baño y el aseo deben ser cómodos pero sin un alarde excesivo de espacio. Lo mejor es que la superficie dedicada a los mismos esté optimizada. Así, para un aseo dotado de inodoro y lavabo podemos considerar una superficie de 2 m2 y para el baño una superficie de 3 m2 (equipado con plato de ducha/bañera, lavabo de un seno e inodoro).

Sumando ambos datos obtenemos una superficie de 5 m2 que sería necesaria para el baño general y un aseo.

El tamaño necesario para baños y aseos es un tema que hemos tratado ya en varias ocasiones en nuestro blog. Si quieres más detalles puedes visitar alguno de los siguientes post:

8- El espacio necesario para las instalaciones:

Muchas veces las instalaciones son las grandes olvidadas en las previsiones de espacio para una vivienda. Sin embargo, nuestras viviendas cuentan cada día con mayor número de instalaciones y tecnologías. Lo mejor es centralizar todos estos aparatos en un solo espacio o cuarto de instalaciones, aunque a veces se puede aprovechar algún armario de cocina, el espacio en falsos techos o algo de espacio del lavadero. Dado que estamos analizando la superficie necesaria e ideal, consideraremos un pequeño cuarto de instalaciones independiente, que podría estar cerca de la entrada, también podría estar conectado a la cocina o al lavadero. Para alojar las instalaciones típicas de una vivienda de alta eficiencia energética para cuatro miembros, necesitaríamos una superficie aproximada de 1,8 x 1,4 m, es decir, unos 2,50 m2.

9- El tamaño necesario para la terraza o porche:

hemos querido incluir en este análisis un espacio de terraza o porche, un elemento que nos permite conectar con el exterior mientras mantenemos ciertas comodidades del interior de una vivienda: unos sofás, una mesa para comer fuera, protección frente al Sol con pérgolas y toldos, etc. Una terraza que permita alojar una mesa para comer en el exterior o, alternativamente, una zona de estar, debería tener una superficie aproximada de 8 m2.

10- El espacio reservado para pasillos y vestíbulo de entrada:

Por último, no debemos olvidar que necesitamos conectar entre sí todas las estancias analizadas. Los distribuidores y pasillos son necesarios y ocupan cierta superficie. La cantidad de espacio dedicada a estos elementos depende de muchos factores, como el estilo de distribución interior de la vivienda (más abierta o más compartimentada), el diseño exterior de la vivienda (si la volumetría de la vivienda es muy alargada será difícil evitar un largo pasillo) e incluso del gusto de cada persona o familia, un pasillo con ventanales que aporten luz y vistas hacia el exterior y que conecte las diferentes estancias puede ser un elemento muy potente dentro de una vivienda y que guste a mucha gente.

Si sumamos la superficie total de las estancias analizadas hasta el momento (excepto la terraza), obtenemos un total de 118,5 m2. Aproximadamente necesitaremos incrementar esta superficie en un 10% para poder conectar todos los espacios, lo que supondría que necesitamos 12 m2 repartidos entre vestíbulo de entrada y distribuidores.

Procesos de construcción de un hospital.

Procesos de construcción de un hospital.

¿cómo se construyen?

La construcción de un inmueble parte de una necesidad. Esta premisa se hace más evidente cuando las edificaciones buscan la prestación de servicios, como es el caso de un hospital. Para levantar un centro médico existen un sinnúmero de normas y guías para hacer de él un lugar seguro, confortable y eficiente. El proceso constructivo de un hospital es complejo desde el inicio hasta el final.

El equipo interdisciplinario que lo construye está conformado por ingenieros, arquitectos, técnicos y, por supuesto, médicos…los futuros ‘dueños de casa’.

“Para levantar un hospital, hay que pensar en los servicios que se van a ofertar y la clase de pacientes que se atenderán. Esto es parte del Programa Médico Funcional, un sistema de gestión y construcción hospitalaria”, dice la doctora Rocío Parada, consultora experta en capacitación, diseño, construcción e implementación de sistemas hospitalarios. Ella comenta que mientras más servicios presta la unidad médica, cada espacio requerirá especificaciones técnicas para su construcción.

A partir del hecho de que la salud es un servicio público, la calidad de las prestaciones se garantizará a través de la correcta interrelación de las diferentes áreas, producto de un buen diseño estructural.

Hospitales sin barreras
El concepto engloba temas constructivos, de gestión y administración. Parada cuenta que para que un centro médico no tenga barreras hay que considerar su accesibilidad, movilización de pacientes, metraje de la sala de espera, etc. “La Organización Mundial de la Salud exige que las construcciones hospitalarias sean antisísmicas, mucho más si se edifican en zonas de alta vulnerabilidad, como es el caso de nuestro país”, asegura la experta.

Un hospital sin barreras tiene cuatro características: seguridad, ecología, accesibilidad e inteligencia. Los centros médicos son considerados inteligentes cuando funciones como la seguridad biológica, física y operativa están automatizadas. La climatización de espacios, por ejemplo, es un aspecto fundamental que debe considerarse en los diseños estructurales.

La especialista explica que ha habido un cambio en el paradigma de la infraestructura hospitalaria. “Ahora, las unidades médicas son modulares, por lo que pueden adaptarse al terreno en el que van a ser construidas. Atrás quedaron los hospitales con zócalos enormes, paredes esmaltadas y corredores oscuros. Hoy, tienen amplios recibidores, iluminación natural y puertas sistematizadas”.

 

El Gobierno Nacional se ha enfocado en mejorar la infraestructura en salud del país y, gracias a ello, han surgido prototipos de hospitales de 20, 70, 200 y 400 camas. Estos centros médicos tienen un diseño único para que la estructura sea montada en cualquier lugar.

La accesibilidad es otro punto importante. A la par de la construcción, es necesario pensar en las vías de acceso para llegar y, en el diseño de los sistemas de saneamiento y cableado de la casa de salud. “No hay que dejar de lado la perspectiva de crecimiento. Se recomienda que entre el 35% y el 40% del terreno se proyecte para la creación de áreas verdes como jardines y oportunidad de crecimiento”, dice la experta.

Diseño y proyección
Ampliar un hospital –que no proyectó su crecimiento desde un inicio- resulta más costoso que construir uno nuevo. La doctora dice que “aunque la tendencia constructiva es ir hacia arriba, los hospitales son un caso especial. Es posible levantar más pisos siempre que se mantenga la interrelación de áreas. No se puede tener Emergencia en la planta baja y la Unidad de Cuidados Intensivos en el quinto piso. Esto incide negativamente en la eficiencia”.

Los diseños hospitalarios han evolucionado. Antes, la estructura ‘espina de pescado’ se basaba en un corredor largo con circulaciones entrecortadas. La tendencia duró años, hasta que la ‘verticalización’ fue incorporada a las unidades médicas.

La comunicación entre áreas es un eje transversal para el diseño de la ampliación hospitalaria. “Si no se toma en cuenta este factor, se genera mayor tráfico de pacientes en los pasillos y, en algunos casos, los usuarios pueden perderse. La ampliación involucra un análisis del proceso de atención: la entrada del paciente, su atención y salida”, asegura la experta.

Por esta razón, el médico es la mano derecha del constructor, pues es él quien conoce detalladamente las interrelación de unidades. Lograr el flujo correcto de pacientes es el reto de los contratistas. Esto permite salvar vidas y ahorrar recursos económicos y humanos.

Acabados hospitalarios
La iluminación incide directamente en los procesos quirúrgicos. Estos espacios han cambiado las lámparas tradicionales por los focos LED, que dan 90% más intensidad de luz directa, que cualquier otro tipo de iluminación. Los nuevos hospitales ya no tienen empotradas las tomas de oxígeno, sino que todo funciona gracias a sistemas modulares o paneles.

Las áreas de Imagen albergan máquinas de gran carga y, por su riesgo, los cuartos en los que se encuentran deben tener paredes plomadas. Por su peso, estas áreas están en los subsuelos y no en los pisos altos, pues demandarían demasiado esfuerzo de la estructura. Hoy, en lugar de tener este tipo de paredes, se instalan láminas de plomo. Si el área se mueve a otro lugar del hospital, las láminas se pueden trasladar y colocar en otro espacio.

Desde el 2013, Ecuador cuenta con una Guía de Acabados para Hospitales. En este manual se sugieren acabados como el tipo de puertas, colores, pintura, cerámica, vinil, etc, de acuerdo a cada área. Parada asegura que los mesones de plancha de granito han sido reemplazados por acero inoxidable y que ya no se usan anaqueles de madera. Estos cambios permiten que el hospital sea más bioseguro.

En cuanto a colores, la guía sugiere el blanco, celeste, beige y tonos pasteles. Aún así, tendencias internacionales dicen que los colores como el anaranjado, fucsia o turquesa, ayudan a reducir el estrés. Otro factor importante son los entrepisos, que generan una sensación de confort para evitar que el paciente se sienta encerrado.

Ecuador cuenta con una normativa que es parte del proceso de licenciamiento hospitalario. Esta dice que, por ejemplo, las salas de espera deben tener cinco sillas para cada consultorio y 1,5 m2 por paciente.

Ligado al metraje está el levantamiento de datos de los equipos que tendrá el hospital. El objetivo es garantizar un servicio de calidad.

Este proceso es importante para la construcción, pues considera aspectos como las necesidades de carga eléctrica, climatización, iluminación y alturas para que las máquinas se instalen. “No tomar en cuenta estos detalles representa un alto costo en la operatividad del hospital. A veces se deben derribar paredes solo porque los equipos no entran, de ahí su importancia”, asegura la doctora Parada.

Diferencias entre un arquitecto y un ingeniero

Diferencias entre un arquitecto y un ingeniero

Diferencias entre un arquitecto y un ingeniero


Muchas veces la labor de un arquitecto es más valorada que la de un ingeniero. Esto se debe a que el primero ve tanto en el exterior como en la distribución del espacio.

Un arquitecto es el profesional que se encarga de proyectar, diseñar, dirigir la construcción y el mantenimiento de edificios, urbanizaciones, ciudades y estructuras de diversos tipos. Su arte se basa en reflexionar sobre conceptos de habitar bajo necesidades sociales.

Por su parte, el ingeniero es el que usa su conocimiento y técnicas científicas aplicadas; soluciona problemas u optimizar soluciones que afectan directamente a las personas. En general tienen un conocimiento mayor de matemáticas y física, en forma teórica y práctica, aunque también depende mucho de su área de especialización.

Un arquitecto se dedica a la planificación de un proyecto de construcción. Obviamente solo a una parte, puesto que es imposible que una sola persona abarque todo el proceso: fotos, diseño, materiales y planimetría. El arquitecto como figura generalizada es un diseñador de edificios. Obviamente debe conocer muchos aspectos antes de ponerse a proyectar: dureza de los materiales, resistencia a la temperatura, reacciones de las estructuras, entre otros.

La ingeniería es un campo mucho más amplio. Los ingenieros se dedican a eso: a “ingeniar” soluciones, que pueden ser desde estructuras para arquitectura hasta el diseño de teléfonos móviles. Los hay de Caminos, Aeroespaciales, Mecánicos, Eléctricos, Industriales, de Diseño Industrial (que no es lo mismo), de Telecomunicaciones, todos tienen algo en común y es que deben conocer en menor o mayor medida la Física, que actúa como la unión entre todas las ingenierías.

Algunas de las áreas del ingeniero civil

– Puertos y vías navegables.

– Caminos, puentes y Ferrocarriles.

– Obras hidráulicas, diques, canales, acueductos.

– Obras de infraestructura, túneles.

– Hidrología agrícola y fluvial.

– Máquinas hidráulicas y aprovechamiento hidroeléctrico.

– Ingeniería sanitaria, tratamientos de efluentes cloacales e industriales.

El ingeniero civil se dedica a estudiar detalladamente cada aspecto dentro de una estructura, para darle funcionalidad, economía y ahorro de tiempo, por ejemplo, estudia las tuberías de un edificio, el sistema eléctrico, etc. El arquitecto diseña, el ingeniero civil estudia los espacios.

En cuestión a trabajo, ambas carreras son solicitadas. Los arquitectos tienen más salida en cuanto a obras que solicitan clientes particulares que desean tener su casa, y los ingenieros en general van por grandes obras encomendadas por empresas, privadas o públicas, a empresas constructoras.

Así que arquitectura es para alguien que le interese más esta parte artística, que tenga este enfoque de tener todos los detalles en cuenta a la hora de construir. Ambos profesionales diseñan, calculan y dirigen, pero actúan sobre cosas distintas.

Abrir chat
¿Necesitas Ayuda?